Martes, 13 Octubre 2015 20:07

LA ACCESIBILIDAD Y EL VASO DE AGUA

.

Hace poco escuché la historia del vaso de agua. Me pareció muy buena y por supuesto muy gráfica para explicar un concepto que es necesario transmitir para que más personas comprendan por qué es tan importante la accesibilidad y la exigencia de la misma en nuestro entorno.

VASO DE AGUA

  ¿Cuánto pesa este vaso de agua?

Un conferenciante, en una de sus charlas, levantó un vaso de agua, todo el mundo esperaba la típica pregunta: ¿Está medio lleno o medio vacío? Sin embargo, preguntó:

¿Cuánto pesa este vaso?
Las respuestas variaron entre 200 y 250 gramos.

El conferenciante respondió:

El peso absoluto no es importante, depende de cuánto tiempo lo sostengo. Si lo sostengo un minuto, no es problema, si lo sostengo una hora, me dolerá el brazo, si lo sostengo un día, mi brazo se entumecerá y paralizará.
El peso del vaso no cambia, pero cuanto más tiempo lo sujeto, más pesado, más difícil de soportar se vuelve.

Y continuó:

Las preocupaciones son como el vaso de agua. Si piensas en ellas un rato, no pasa nada. Si piensas un poco más, empiezan a doler y si piensas en ellas todo el día, acabas sintiéndote paralizado, incapaz de hacer nada.

Concluyó el conferenciante:

Acuérdate de soltar el vaso.

 El vaso de agua y la accesibilidad

Imaginen por un momento que, de un día para otro, de repente, son incapaces de subir o bajar escalones. 

Tras ponerse en esta situación, salgan un momento a la calle. Imaginen que cada vez que quieren salir tienen que pasar todos los escalones con los que se encuentren y sin posibilidad de evitarlo, por ejemplo en su edificio de viviendas, en la acera para cruzar en el camino al trabajo, en la tienda de enfrente,... En muchos, casi todos, los edificios de su vida cotidiana en el día a día.

Es como sujetar un vaso de agua a cada momento y no poder soltarlo nunca, porque, cada día, hay una nueva barrera que para ustedes, ahora que ya no pueden salvarla, se convierte en un vaso de agua que tienen que sujetar y lo que es más preocupante: no lo podrán soltar.

El motivo de no poder soltar ese teórico vaso es la falta de accesibilidad en todos los entornos, bienes y servicios de nuestra sociedad. Para un porcentaje importante de individuos, no representará un vaso y en su imaginario colectivo calificarán sus entornos como aceptables, a pesar de esos rumores sobre falta de accesibilidad. Para un porcentaje no menos importante, que representa a 4 millones de personas en España, la falta de accesibilidad significa un peso a soportar en su vida y que, día a día, mes a mes, año tras año, se volverá cada vez menos soportable y menos comprensible, terminando por paralizar al individuo y eliminar ese derecho a la libertad que le concede su estatus de ciudadano a pesar de que por otros, el problema no es tan importante.

Si lo apreciamos desde este punto de vista, es un problema que desgasta mucho. Es además un problema que se puede solucionar: sólo hay que incluir a la accesibilidad en nuestra sociedad, de una manera más efectiva y también más participativa.

Evitaremos, ese peso gratuito, paralizante, que esclaviza sin cadenas, que erosiona sin viento, ni agua. Ese vaso de agua que nadie ve, pero que aguantan muchas personas.

Publicado en BLOG
Viernes, 08 Mayo 2015 12:40

LA ACCESIBILIDAD Y LA POLÍTICA

 

  

 

 

 

 

 

  

 

 

 La accesibilidad, como la discapacidad, es apolítica por definición.

¡TUITEA ESTO!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hechos reales con algunos políticos, cuando les hablo de accesibilidad.

¡TUITEA ESTO!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Algunas respuestas desde sus propuestas electorales de algunos políticos de España.

 ¡TUITEA ESTO!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Propuestas concretas en materia de accesibilidad ofrecidas al político interesado.

¡TUITEA ESTO!

congreso diputados

La accesibilidad, como la discapacidad, es apolítica por definición. El concepto de accesibilidad sirve a todas las personas, independientemente de sus opciones políticas, al igual que la discapacidad, entendida como diversidad funcional, no se presenta en las personas según su ideología, sino que es absolutamente independiente de este concepto.

Una vez aclarado esto, es necesario tener en cuenta a la política como herramienta de acción en la sociedad en la que vivimos, desde todas las opciones ideológicas existentes. En realidad, cada vez que he tenido que hacer una propuesta sobre accesibilidad a nivel político, sólo la he elaborado en los casos en los que todos los partidos se han unido y puesto de acuerdo con antelación, para solucionar con un golpe único y certero, el problema que se debía solucionar.

Estoy convencido de que, en estas cuestiones, la acción unida de todas las fuerzas políticas es la única forma de avanzar e incluir a la accesibilidad en entornos y servicios con infinitas variables a controlar. Además, beneficia a todas las personas, con o sin discapacidad.

Una vez explicada mi idea de promocionar la accesibilidad en la política de forma unificada, sin una opción concreta, tengo que hacer un pequeño listado, sin nombres, sin colores, pero sí con hechos, para que se valore, desde la crítica constructiva, qué se está haciendo mal para que la accesibilidad siga estando como está en España. Todos y cada uno de estos puntos los he vivido yo personalmente.

  • Existe una tendencia a decir siempre SÍ a la accesibilidad, sobre todo cuando te acompaña alguien en silla de ruedas. Siempre dicen SÍ a la inclusión en la sociedad de las personas con diversidad funcional y ocurre tanto durante la legislatura como en la campaña electoral. El final se traduce siempre una actuación simbólica y aislada, sobre todo en municipios pequeños, que no termina de satisfacer a nadie y muchas veces mal ejecutado desde el punto de vista de la accesibilidad.
  • A los políticos en España les encanta salir en las fotos apoyando a las personas con diversidad funcional. Alabo ese apoyo, siempre y cuando se concrete en actuaciones prácticas, palpables, medibles y de ejecución a corto o medio plazo. La mayoría de las veces todo se queda en un apretón de manos y una palmadita en la espalda acompañada de la expresión "¡campeón/a!"
  • Los políticos en España no conocen la discapacidad. Por eso se plantean decretos y leyes confeccionadas sin ese conocimiento tan necesario, por eso casi no sirven y, además, se interpretan de una forma equivocada por quienes la tienen que aplicar. Es una especie de camino hecho de buenas intenciones, pero inviable por falta de preparación y por otros muchos factores.
  • Existe un alcalde en España que ha dicho públicamente que "para tres o cuatro minusválidos que hay en el municipio, no vale la pena invertir en arreglar las calles". Sin entrar a valorar la autoridad moral y ética de este comentarios, aquí hay que tener en cuenta que las obras que promueven la accesibilidad son "invisibles" y es menos rentable políticamente que gastarse el presupuesto en un superedificio. Además, supone muchas veces molestias impopulares cuando la intervención es en calles y aceras y, una vez realizada la inversión, el cambio es prácticamente inapreciable por la mayoría de la población. Además se pone en evidencia el enorme desconocimiento que implica decir estas palabras.

A fecha de hoy ¿qué proponen los políticos en temas de accesibilidad en su programa o en sus propuestas?

Aprovechando las nuevas tecnologías, las redes sociales y la campaña electoral, me he atrevido a hacer un sondeo entre algunos representantes políticos, de todas las ideologías. Algunos me han contestado y otros no. Es cierto que sólo me represento a mí mismo y quizás se tengan otros intereses más importantes para contestar a todas las preguntas que se hacen, pero viendo que casi es un tema que no se contempla en los grandes debates mediáticos y con escaso interés en general, me decidí a preguntar directamente al partido o candidato/a. Es cierto que los programas electorales se pueden leer en muchos medios, pero me interesa más en cómo me responde a esta pregunta concreta una persona desde sus ideales a una retahíla de palabras que no concretan nada en el programa.

Candidatos o partidos que NO han respondido a una pregunta concreta sobre medidas a adoptar para promover la accesibilidad en España, realizada desde mi cuenta de Twitter u otros medios:

Con esto no quiero sentenciarles o acusarles de que no tienen propuestas, sino que simplemente mi pregunta no ha trascendido. Sus gestores de redes sociales, o ellos mismos, no han debido considerar que fuera el modo de preguntar o que el tema fuera de suficiente interés. Espero que no sea que, en realidad, no tienen mucho que decir sobre el problema de la accesibilidad universal en España.

Si me contestan, actualizaré el artículo.

 Políticos que han contestado a preguntas concretas sobre accesibilidad:

José Antonio PujanteLa respuesta, que no era fácil de sintetizar en un chat, es abierta e inconcreta. Además, lo único que dice es que hará cumplir la ley y que desarrollará un plan para reformar los edificios y zonas urbanas que carezcan de accesibilidad. Ésta es una propuesta necesaria, pero que carece de carácter práctico o de mejora con respecto a lo que ya existe, porque este tipo de actuaciones ya se vienen subvencionando desde hace años con dudoso éxito. Además, la aplicación de la ley no es suficiente, ya que si así fuera, ya tendríamos un entorno accesible. Hay que ir más allá y por tanto la respuesta me parece insuficiente. Muchas gracias, no obstante, por contestar.

  • Pedro Antonio Sánchez, candidato a la presidencia de la Región de Murcia por el Partido Popular. Ésta fue una pregunta directamente desde Twitter. La respuesta fue la siguiente:

Pedro Antonio SánchezLa respuesta, que tampoco es fácil de responder en un tuit de 140 caracteres, me da la impresión de ser una manera abierta de no decir mucho sobre algo que en realidad no tienen desarrollado. Se podría haber respondido con la filosofía de sus intenciones y enlazar a su programa o a otro documento en internet. Insuficiente e inconcreta la respuesta. Muchas gracias, no obstante, por contestar.

  • Antonio Miguel Carmona, candidato a la alcaldía de la ciudad de Madrid por el PSOE. Fue una respuesta a través de un tuit y fue de la siguiente manera:

antoniomiguelc psoe accesibilidad

Esta sintética respuesta me hizo investigar en el programa que aparece en su web. En el punto 7 de sus propuestas dice en concreto: "La rehabilitación de viviendas es una oportunidad para el empleo. Y también, para mejorar la sostenibilidad ambiental de la ciudad, para mejorar su accesibilidad para los vecinos con alguna discapacidad. Este es nuestro objetivo: obras útiles y no panteones a gloria de políticos."

La actuación en las viviendas es de crucial importancia, pero es totalmente insuficiente. Está claro que hay que mejorar la accesibilidad en la vivienda, pero también garantizar que los entornos públicos sean accesibles, los edificios públicos dependientes de la administración y que los nuevos desarrollos y obras vayan más allá de la ley, que es claramente insuficiente. Muchas gracias por contestar.

  • Unión, Progreso y Democracia de la Región de Murcia. Una pregunta desde la cuenta de twitter que, esta vez, sí fue contestada con concreción con 10 puntos:

respuesta upd murcia accesibilidad

Estas propuestas, necesarias en todas partes, están bien. Sigo pensando que estos diez puntos se quedan cortos, porque para llevarlos a cabo tienen que plantearse modificaciones estructurales en la forma de entender la accesibilidad desde la administración pública.

Propuestas concretas en accesibilidad ofrecidas con la mejor intención, para cualquier programa electoral de cualquier partido político que las considere de su interés.

Bueno, esta puede ser una guía de puntos mínimos a tratar para mejorar la respuesta desde el mundo político a las necesidades reales de accesibilidad en España o de cualquier parte del mundo.

  1.  La accesibilidad es una cuestión transversal que influye a la vez en numerosos responsables y disciplinas. Se hace necesario crear una comisión de accesibilidad que vele por la misma en todas las funciones públicas, así como en la iniciativa privada, de forma transversal. Esta comisión, puede inspirarse en el modelo alemán, adaptándose a la idiosincrasia de la zona de actuación.
  2. Crear una partida específica para desarrollar un plan de accesibilidad para todos los municipios de España. Los que ya lo tienen, seguramente están criando polvo en las estanterías de las oficinas técnicas de los ayuntamientos, por lo que tanto para los que tengan, como para los que no, se dotarán de partidas presupuestarias para desarrollar las determinaciones de estos planes, una vez redactados y por fases.
  3. Las viviendas deben contemplar la accesibilidad, tanto de iniciativa pública como de iniciativa privada. La accesibilidad no debe quedarse exclusivamente en las zonas comunes de las viviendas, sino que ha de introducirse en todas las viviendas y no sólo en las destinadas a personas con movilidad reducida. Se redactará, para ello, un nuevo reglamento de habitabilidad, que ya existe en algunas comunidades autónomas, que incluya determinaciones que promocionen la accesibilidad en aspectos irrenunciables (aseos, baños, puertas, pasillos, instalaciones,...). Este reglamento de habitabilidad es diferente a la legislación existente y debe ser aplicable a viviendas de cualquier tipología e iniciativa.
  4. El transporte público debe hacer honor a su nombre y por tanto tener la capacidad de transportar en las mismas condiciones a todas las personas, con o sin discapacidad. Por tanto hay que revisar estaciones, paradas, líneas de autobús, taxis y un largo etcétera, legislando unas condiciones mínimas de servicio.
  5. Todos los edificios públicos, dependientes o no de la administración, deben ser accesibles inmediatamente. Para ello se realizará la adaptación con criterios de accesibilidad universal y no sólo aplicando la ley vigente. Los nuevos edificios proyectados, deberán incluir también criterios de accesibilidad universal. Se debe trabajar en la especial importancia de la evacuación de personas con discapacidad en situaciones de emergencia.
  6. En la era de la información y la comunicación, la brecha tecnológica, que crea nuevas barreras antes inexistentes, se produce en internet y en la forma de interactuar con la población. La comunicación debe pasar por una renovación completa, incluyendo criterios de accesibilidad universal. Las aplicaciones son muy variadas, pudiendo encontrarse en la accesibilidad de un panel de información, hasta en los recibos del IBI enviados por correo electrónico. No debe descuidarse ningún aspecto.
  7. Todas las personas que trabajen en un servicio público, deben tener una formación en accesibilidad y concienciación frente a la diversidad social. Inclusión del mismo en los servicios de emergencia, cuerpos de seguridad y ejército.

Como podéis comprobar, estas propuestas exigen un compromiso importante, sin precedentes, de la política española. No se trata de hacer rampas para personas con discapacidad, sino de un nuevo modelo social, físico y humano. Se necesita, pues, de ideologías y líderes valientes que las adopten.

Es cierto que España tiene muchos problemas que deben ser solucionados. El hambre, la pobreza, garantizar los derechos fundamentales de las personas, el trabajo y un largo etcétera se anteponen durante la historia de la democracia española a las necesidades de la accesibilidad. Sin embargo, encuentro que ésta es una disciplina que podemos encontrar en todos los aspectos que preocupan a los españoles, que favorecen la mejora de todos ellos y que además apoya el derecho de igualdad que todos los días se ve vulnerado para cierto colectivo que actualmente no puede formar parte de la sociedad de una manera normalizada. Hay personas que lo politizan todo, yo soy de las que todo lo hacen accesible.

Este artículo tiene la vacación participativa. Los comentarios, desde el respeto y la crítica positiva, serán bienvenidos, así como las propuestas concretas que tengáis a bien dejar en este artículo. Muchas gracias por adelantado.

 

Publicado en BLOG
Jueves, 09 Abril 2015 10:48

FALSOS MITOS DE LA ACCESIBILIDAD

La accesibilidad es la cualidad que permite la libertad de la persona

¡TUITEA ESTO!

MITOS DE LA ACCESIBILIDAD

Según la Real Academia de la Lengua, un mito es una persona o cosa a las que se atribuyen cualidades o excelencias que no tienen, o bien una realidad de la que carecen. La accesibilidad es una de esas cosas que han sufrido la atribución de esas cualidades que son absolutamente falsas. Veamos algunas.

La accesibilidad sólo sirve para las personas con discapacidad y por eso yo no la necesito

¡ERROR! Y es probable que provenga de la propia historia de la arquitectura y el urbanismo, ya que desde siempre se han utilizado soluciones y criterios que no han tenido en cuenta a todas las personas en su diversidad, sino la simplificación que se supone cuando se considera que las personas andan, ven, oyen o interactuan "con normalidad". En cuanto se sale de esa "normalidad" entonces se aplican soluciones especiales, sólo para esas personas y eso es, en sí mismo, un gran error conceptual.

lo dificil es andar en una ciudad discapacitadaLos entornos deben diseñarse para las necesidades de las personas y no al contrario. Sin embargo, lo que se hace actualmente es algo muy distinto y obedece a un criterio también simplificado. Por ejemplo, la práctica actual sería como si tuviéramos una fábrica de zapatos y a la hora de planificar la producción de esos zapatos consideráramos la media de talla de la sociedad, por ejemplo un 38. La fábrica sólo haría zapatos de la talla 38 y por tanto, para las personas que no tuvieran esa medida, esos zapatos no podrían ser utilizados, por exceso o por defecto.

Y es que ya lo decía la famosa viñeta que ha recorrido las redes sociales, "lo difícil es andar por una ciudad discapacitada".

    

Construir espacios accesibles es más caro

 ¡ERROR! Y aquí la razón es, en la mayoriá de ocasiones, porque las construcciones se hacen dos veces (o más). La primera cuando se acaba de proyectar y se construye, totalmente nueva. La segunda cuando, al no ser accesible, hay que volver a hacerla, con el consecuente gasto. Claro, así no salen las cuentas y sale más caro, como cuando hay que añadir salvaescaleras, romper lo hecho y rehacerlo bien, volver a invertir recursos repetidamente,...

Existen estudios que demuestran que invertir en accesibilidad es económicamente rentable, ya que:

 

hucha

  • Ahorran recursos y tiempo si la accesibilidad se considera desde el origen del proyecto (y no metiéndola con calzador una vez que ya está todo pensado y hecho).
  • Se minimizan las acciones legales al minimizar también el riesgo de accidentes. No hay que olvidar que lo que es accesible, es seguro.
  • La inversión revierte a la sociedad, ya que la accesibilidad sirve para todas las personas que la integran. Además, todos en algún momento de nuestra vida, hemos tenido, tenemos o tendremos una discapacidad, permanente o no, que nos impedirá disfrutar con dignidad los espacios, entornos y servicios si las cosas siguen como hasta ahora. 

 

Cumplir con la ley de accesibilidad existente es garantía de conseguir espacios accesibles a todos

¡ERROR! Yo haría la siguiente pregunta para poner en duda este falso mito:

Si la ley de accesibilidad existente fuera suficiente ¿por qué nuestros entornos, ciudades, servicios, viviendas, edificios públicos y privados son tan inaccesibles?

ley accesibilidadAdemás, la ley de accesibilidad que existe actualmente en España está, en general y salvo honrosas y contadas excepciones, mal planteada, ya que:

  • Si consideramos que las personas con discapacidad tienen los mismos problemas independientemente de la comunidad autónoma donde vivan ¿por qué entonces existen leyes sobre accesibilidad con diferentes criterios dependiendo de la comunidad donde vivas?
  • Si existe una ley de accesibilidad aceptable, los técnicos la aplican de forma errónea, principalmente por un desconocimiento general sobre la discapacidad. Para proyectar y aplicar la accesibilidad correctamente hay que conocer la discapacidad con una noción mejor que la que dan los coceptos leídos en un libro de texto.

  

Mi edificio es accesible ¡¡tiene una rampa!!

rampas accesibles¡¡ERROR!! Lo primero de todo: cualquier plano inclinado no es una rampa accesible. Existe una norma mínima para considerar que una rampa es accesible, que ya os conté en otro artículo. Normalmente fallan casi todas, bien por exceso de pendiente, por falta de pasamanos, por un pavimento inadecuado... Es una catástrofe.

Otra cosa a añadir es que el hecho de poner una rampa en un edificio no es el bálsamo de Fierabrás, ya que existen muchas más exigencias demandadas por las personas con capacidades diferentes, que no tienen por qué tener una movilidad reducida y sí exigen otras cosas.

La discapacidad no son sólo sillas de ruedas. La accesibilidad universal es útil para todas las personas, no sólo las que usan sillas de ruedas.

Por eso también, podemos añadir que los entornos o son accesibles o no lo son. No hay un entorno accesible al 50%, por ejemplo. Por tanto, disponer sólo una rampa será un paño caliente que no curará al edificio enfermo.

 

 La accesibilidad es, en definitiva, la cualidad que permite la libertad de la persona. Todo lo que coarte a las personas, derivado de una falta de accesibilidad es una merma en los derechos fundamentales de las personas. En este ámbito, se vulneran miles de veces todos los días y, desgraciadamente, no se le concede la importancia que merece.

¿Cuánto vale la libertad de una persona? ¿Eso tiene precio?

  

Publicado en BLOG
Sábado, 04 Abril 2015 20:11

LA ACCESIBILIDAD EN FIESTAS

Fotografía: Gente, de Olga Pepe, compartida bajo una licencia Creative Commons.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fotografía. Concierto 100 años 1000 sueños, de ojo_de_vidrio compartido bajo una licencia Creative Commons. La verdad que un poco más alto no vendría nada mal.

accesibilidad y fiestas

Las fiestas en España, llenas de gente, por todos los pueblos y ciudades. Tradiciones, sentimientos, comida y bebida, a veces carrozas llenas de regalos que los niños adoran... Todo un panorama que tenemos en nuestro imaginario colectivo como parte de nuestra cultura y una forma de relación social que va hacia lo colectivo, vivido de muchas maneras diferentes.

El hecho es que todos vamos a las fiestas y eventos de nuestro entorno y seguro que en muchas ocasiones, la experiencia vivida en ellos forma parte de vuestra vida, asociada a recuerdos o costumbres que forman parte de vosotros.

Hace poco recordaba cuando, junto con mis padres y mi hermano cuando éramos pequeños, íbamos a las procesiones de Semana Santa para coger caramelos, o al Entierro de la Sardina para coger juguetes y cómo, de alguna manera, esa experiencia forma parte imborrable de mis recuerdos de infancia. Ahora que yo soy padre, también quiero tener esa experiencia en las fiestas de mi ciudad con mis hijos y mi mujer. Y aquí es donde empiezan los problemas.

Ir con mi familia a cualquier lugar, pone a prueba cualquier edificio o entorno urbano, ya que la silla de ruedas de mi mujer, más el carrito de mellizos de mis hijos, hacen que poder utilizar un espacio con estas necesidades sea muy exigente. Pero no me detengo sólo en mi. La verdad es que, prácticamente para ninguna persona con discapacidad, las fiestas de su ciudad pueden ser disfrutadas y almacenadas como una experiencia de vida o de interés, puesto que ante las aglomeraciones y las calles cortadas o con disminución de paso, hacen muchas veces inviable el mero hecho de acercarte.

Y es que, actualmente, se gestionan muy mal los eventos con aglomeración de personas. Incluso en ciudades grandes y en fiestas de interés turístico. Y supone un problema para las personas con discapacidad.

En los desfiles, en los conciertos y en cualquier evento que se precie, donde el espectador ocupa un lugar concreto y la fiesta se contempla o incluso se interactua con ella, deben existir en lugares estatégicos, plataformas elevadas que permitan que las personas con discapacidad, sobre todo las que tienen una movilidad reducida, acondroplasia y un largo etcétera, puedan disfrutar de la fiesta. Imaginad que váis sentados en una silla de ruedas y hay tres filas de espectadores frente a vosotros, los últimos además de pie ¿Tendríais la impresión de que podríais simplemente ver algo? ¿Os plantearíais acercarse a ver una fiesta con vuestros hijos pequeños en estas condiciones?

accesibilidad conciertos

Habitualmente, en los conciertos en recintos cerrados al aire libre, se suele ubicar una plataforma elevada donde se puede ver el espectáculo, eso sí, desde cierta distancia. En cuanto a una procesión, o un desfile de carnaval, la cosa es más difícil, a no ser que vayas al palco de las autoridades, si lo eres. Lo que se debe exigir en cualquier caso es que se habilite un lugar para personas con discapacidad en los mismos términos que he comentado anteriormente.

Ahora bien, esto tiene una solución relativamente sencilla, pero ¿qué ocurre si la fiesta se celebra en toda la ciudad y no en un sitio concreto? Me refiero a algo así como el Bando de la Huerta , o las Fallas de Valencia . Aquí, la accesibilidad de la ciudad juega un papel crucial a la par de la concienciación de las personas, que deben respetar los aparcamientos de personas con movilidad reducida, los vados peatonales, la ubicación de mobiliario... Y aún así todavía tendríamos que lidiar con la aglomeración...

Ante estas espectativas ¡dejamos a los niños sin fiesta? ¿dejamos que los niños tengan una experiencia parcial de las fiestas con uno de sus padres? ¿luchamos por la accesibilidad del entorno y la concienciación social?

Yo personalmente, elijo la tercera. 

 

Publicado en BLOG