LA ACCESIBILIDAD EN FIESTAS

Escrito por 
Valora este artículo
(5 votos)

Fotografía: Gente, de Olga Pepe, compartida bajo una licencia Creative Commons.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fotografía. Concierto 100 años 1000 sueños, de ojo_de_vidrio compartido bajo una licencia Creative Commons. La verdad que un poco más alto no vendría nada mal.

accesibilidad y fiestas

Las fiestas en España, llenas de gente, por todos los pueblos y ciudades. Tradiciones, sentimientos, comida y bebida, a veces carrozas llenas de regalos que los niños adoran... Todo un panorama que tenemos en nuestro imaginario colectivo como parte de nuestra cultura y una forma de relación social que va hacia lo colectivo, vivido de muchas maneras diferentes.

El hecho es que todos vamos a las fiestas y eventos de nuestro entorno y seguro que en muchas ocasiones, la experiencia vivida en ellos forma parte de vuestra vida, asociada a recuerdos o costumbres que forman parte de vosotros.

Hace poco recordaba cuando, junto con mis padres y mi hermano cuando éramos pequeños, íbamos a las procesiones de Semana Santa para coger caramelos, o al Entierro de la Sardina para coger juguetes y cómo, de alguna manera, esa experiencia forma parte imborrable de mis recuerdos de infancia. Ahora que yo soy padre, también quiero tener esa experiencia en las fiestas de mi ciudad con mis hijos y mi mujer. Y aquí es donde empiezan los problemas.

Ir con mi familia a cualquier lugar, pone a prueba cualquier edificio o entorno urbano, ya que la silla de ruedas de mi mujer, más el carrito de mellizos de mis hijos, hacen que poder utilizar un espacio con estas necesidades sea muy exigente. Pero no me detengo sólo en mi. La verdad es que, prácticamente para ninguna persona con discapacidad, las fiestas de su ciudad pueden ser disfrutadas y almacenadas como una experiencia de vida o de interés, puesto que ante las aglomeraciones y las calles cortadas o con disminución de paso, hacen muchas veces inviable el mero hecho de acercarte.

Y es que, actualmente, se gestionan muy mal los eventos con aglomeración de personas. Incluso en ciudades grandes y en fiestas de interés turístico. Y supone un problema para las personas con discapacidad.

En los desfiles, en los conciertos y en cualquier evento que se precie, donde el espectador ocupa un lugar concreto y la fiesta se contempla o incluso se interactua con ella, deben existir en lugares estatégicos, plataformas elevadas que permitan que las personas con discapacidad, sobre todo las que tienen una movilidad reducida, acondroplasia y un largo etcétera, puedan disfrutar de la fiesta. Imaginad que váis sentados en una silla de ruedas y hay tres filas de espectadores frente a vosotros, los últimos además de pie ¿Tendríais la impresión de que podríais simplemente ver algo? ¿Os plantearíais acercarse a ver una fiesta con vuestros hijos pequeños en estas condiciones?

accesibilidad conciertos

Habitualmente, en los conciertos en recintos cerrados al aire libre, se suele ubicar una plataforma elevada donde se puede ver el espectáculo, eso sí, desde cierta distancia. En cuanto a una procesión, o un desfile de carnaval, la cosa es más difícil, a no ser que vayas al palco de las autoridades, si lo eres. Lo que se debe exigir en cualquier caso es que se habilite un lugar para personas con discapacidad en los mismos términos que he comentado anteriormente.

Ahora bien, esto tiene una solución relativamente sencilla, pero ¿qué ocurre si la fiesta se celebra en toda la ciudad y no en un sitio concreto? Me refiero a algo así como el Bando de la Huerta , o las Fallas de Valencia . Aquí, la accesibilidad de la ciudad juega un papel crucial a la par de la concienciación de las personas, que deben respetar los aparcamientos de personas con movilidad reducida, los vados peatonales, la ubicación de mobiliario... Y aún así todavía tendríamos que lidiar con la aglomeración...

Ante estas espectativas ¡dejamos a los niños sin fiesta? ¿dejamos que los niños tengan una experiencia parcial de las fiestas con uno de sus padres? ¿luchamos por la accesibilidad del entorno y la concienciación social?

Yo personalmente, elijo la tercera. 

 

Antonio Corbalán Pinar

Antonio Corbalán Pinar es arquitecto. Con la iniciativa Accesibilidad Global emprende una actividad profesional como Consultoría en Accesibilidad y una actividad divulgativa sobre la necesidad de la accesibilidad y cuestiones de discapacidad que completa sus actividades en el campo de la arquitectura. Más información en Bio.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.